Inicio Mensajes privados Buscar
    Principal
· Objetivos de IBEROMaB
· Reglamento de la Red
· Directorio
· Reuniones de IBEROMaB
· Memoria de la Red
· Países miembros
· Publicaciones relacionadas
· Documentos de interés
· Reservas Argentinas
· Reservas Bolivianas
· Reservas Brasileñas
· Reservas Colombianas
· Reservas Cubanas
· Reservas Chilenas
· Reservas Costarricenses
· Reservas Dominicanas
· Reservas Ecuatorianas
· Reservas Españolas
· Reservas Guatemaltecas
· Reservas Hondureñas
· Reservas Mexicanas
· Reservas Nicaragüenses
· Reservas Panameñas
· Reservas Paraguayas
· Reservas Peruanas
· Reservas Portuguesas
· Reservas Salvadoreñas
· Reservas Uruguayas
· Reservas Venezolanas
· La diversidad de Iberoamérica y El Caribe ante el Cambio Climático
    Servicios
· Portada
· AvantGo
· Buscar
· Comentarios
· Contenido
· Encuestas
· Foros
· Más Noticias
· Mensajes Privados
· Recomendar el sitio
· Sitios de Interés
· Top 10
· Tópicos
· Tu Cuenta
La diversidad de Iberoamérica y El Caribe ante el Cambio Climático
El ciclo de vida y el comportamiento de las especies



página(s) : 1/2

Observaciones Fenológicas en Reservas de Biosfera


FEN- IBERO

Cartel (español) (inglés)


El cambio climático representa una de las principales amenazas para la diversidad del planeta (Malcolm et al., 2006) y un desafío mundial de primer orden.

Este fenómeno es el resultado de la alteración en la proporción y composición de los gases de efecto invernadero (GEI) los cuales atrapan el calor en la atmósfera. Cuanto mayor es la concentración de estos gases, menor es la cantidad de calor que puede escapar al espacio exterior. El bióxido de carbono (CO2) es el principal GEI, el cual es producido principalmente por las actividades humanas, principalmente la quema de combustibles fósiles (Houghton et al., 1990). Debido a ello, es probable que el promedio de la temperatura de la superficie terrestre incremente de 1.5-5.8º C hacia el año 2100 (IPCC, 2001). Varios modelos climáticos también predicen un incremento en el promedio de la precipitación global, sin embargo algunas zonas podrán tornarse más secas (Mann et al., 1998). Esto ocasionaría cambios drásticos que afectarán la fenología de los organismos y por consiguiente, habría reacciones en cadena en los sistemas biológicos y sociales.

Entender cómo están respondiendo los seres vivos ante el cambio climático, constituye una de las preguntas urgentes por responder para la ciencia moderna (Thomas et al., 2004).

Los efectos del cambio climático no hacen distinción entre paisajes, ciudades, continentes u océanos. Incluso los ecosistemas bien conservados se encuentran bajo riesgo frente al escenario de cambio climático actual (Rull y Vegas-Villarubia, 2006).

Actualmente, se reconoce el estudio de la fenología como uno de los principales temas biológicos relacionados con el efecto del cambio climático (Badeck et al., 2004). La fenología se define como el estudio de los eventos biológicos recurrentes, así como sus causas respecto a los factores bióticos y abióticos y su interacción entre las fases de una misma especie o especies diferentes; la unidad de estudio varía desde el nivel de especie hasta el ecosistema completo y usualmente se toma al año solar como la unidad de tiempo. Las plantas, animales y otros organismos presentan fases recurrentes de desarrollo o de comportamiento. El principal factor que controla estos procesos de desarrollo es la temperatura (Lieth, 1974; Hudson y Keatley, 2010).

Un estudio estimó que cerca del 60 % de un total de 1598 especies presentaron cambios detectables en su fenología o distribución en un intervalo de tiempo que va de los últimos 30 a 140 años (Parmesan y Yohe, 2003). Houghton et al. (2001) mencionaron que es importante inferir las alteraciones de la fenología de los ecosistemas bajo un escenario diferencial de cambio climático global, ya que el efecto de tal fenómeno no es el mismo a lo largo del planeta. La modificación del patrón fenológico de los organismos también tendrá repercusión en la biodiversidad, la producción agrícola, el manejo forestal y la salud humana (van Vliet et al., 2003).

Thomas et al. (2004) publicaron un estudio que atrajo la atención mundial. Ellos sugirieron que para el año 2050, alrededor del 15 al 37 % de las especies del planeta se habrán extinguido.

Las áreas naturales protegidas a nivel global, como las reservas de la biosfera, deberá ser replanteado ya que en su momento estas fueron diseñadas bajo el supuesto de condiciones climáticas estables (Hannah, 2002).

El Programa del Hombre y la Biosfera (MaB, por sus siglas en inglés) desde su creación, ha llevado a cabo un titánico esfuerzo por conservar y manejar la biodiversidad en favor del bienestar social y del desarrollo. Uno de sus aspectos más exitosos ha sido la creación de Reservas de Biosfera. Actualmente existen 564 reservas distribuidas en 109 países y es el programa de conservación de la biodiversidad y de desarrollo sostenible más influyente del mundo. Las reservas de biosfera, son áreas naturales protegidas, cuya zonificación y operatividad las convierte en sitios importantes para la investigación, en donde se ha generado conocimiento básico para entender las causas de la distribución de la diversidad y donde se ha experimentado con el desarrollo sustentable. Por esta vocación, las reservas de biosfera, deben jugar un papel trascendente en la evaluación del impacto del cambio climático en la biodiversidad y en las actividades productivas tradicionales.

El conjunto de la diversidad de las Reservas de Biosfera, forman un enorme capital natural, que a pesar de estar protegido, se ve amenazado por los cambios ecológicos, climáticos, económicos, políticos y sociales de gran escala, ocasionados por fenómenos naturales y actividades humanas.

La mayor diversidad biológica y cultural del planeta se encuentra en Iberoamérica. En esta región se distribuye entre 50 y 80% de la diversidad biológica del mundo. Existen diversos biomas, distribuidos en Latinoamérica y en la Península Ibérica. La región entera abarca alrededor de 20 millones de Km2. La Red IberoMab está formada por 154 reservas distribuidas en 25 países.Las reservas están distribuidas a lo largo de gradientes altitudinales y latitudinales.

El objetivo de este proyecto es recopilar información sobre la fenología de especies, ecosistemas y paisajes a corto, mediano y largo plazo proporcionada por los propios habitantes locales de las reservas de la biosfera de Iberoamérica y El Caribe.

Con la información que se genere se podrán proponer medidas que garanticen la conservación de la biodiversidad y de las actividades sustentables basadas en ella, asi como para la mitigar del cambio climático. Esta iniciativa es una buena oportunidad de vincular la ciencia con la sociedad.

Con base en lo anterior, se podrán proponer cambios en la zonación de las reservas para adecuar la conservación de la biodiversidad ante el cambio climático y se podrán rediseñar las nuevas reservas de biosfera tomando en cuenta el comportamiento y respuestas de las especies y los demás elementos de la biodiversidad ante este fenómeno.

 

 

 




Página Siguiente (2/2) Página Siguiente


Contacto: iberomab@inecol.edu.mx